Salvadoreño derrota a hondureño en una velada de HLF con talla internacional

Alexis Duarte abrió su corazón, quiso contarlo todo y lo hizo sin ningún temor, el exfutbolista aceptó que es adicto al alcohol, pero no solamente eso, confesó que actualmente vive en la calle y que su familia le ha dado la espalda producto de sus vicios.

En sus bolsillos tiene un par de lempiras que los ocupa para comprar bebidas, ya no toma cerveza porque “es muy cara, solo una me cuesta 26 lempiras y el medio litro de guaro 25, me sale mejor”, analiza su situación financiera.

Duarte con nostalgia recordó su etapa como futbolista y la aventura en Marathón con el “dream team” donde considera que se tiró a la “perdición”, porque comenzó a probar las drogas que desencadenaron una serie de situaciones que hoy lo tienen viviendo, como él mismo acepta, como un vagabundo.