"DOLOR DE CABEZA INFANTIL"

En esta mañana comentábamos junto con el DR. Pastor Laínez, que independientemente de que sea pulsátil o tan solo molesto, el dolor de cabeza abunda en la población infantil. Los dolores de cabeza pueden tener un amplio abanico de causas y muchos grados de intensidad. Es importante saber reconocer cuándo un dolor de cabeza no es más que una molestia pasajera y cuándo se trata de algo distinto que requiere atención médica.

Causas del dolor de cabeza

El dolor de cabeza se cree que tiene su origen en cambios que afectan a las sustancias químicas, los nervios y los vasos sanguíneos de esta parte del cuerpo. Estos cambios envían mensajes de dolor al cerebro, lo que provoca el dolor de cabeza. Por lo general, los niños tienen los mismos tipos de dolor de cabeza que los adultos. Y el dolor de cabeza suele ser hereditario, de modo que, si los padres padecen este tipo de dolor, es posible que sus hijos también lo desarrollen.

Algunos de los posibles y numerosos desencadenantes del dolor de cabeza son los siguientes:

·         ciertos medicamentos

·         falta de sueño o cambio repentino en los patrones de sueño

·         saltarse comidas

·         estar deshidratado

·         utilizar la computadora o ver la televisión durante mucho tiempo seguido

·         problemas en la vista

·         hacer un viaje largo en coche o autobús

·         escuchar música a un volumen muy alto

·         oler olores fuertes, como perfumes, humos etc

·         ingerir demasiada cafeína (en refrescos, café, té y/o chocolate)

En algunos casos, el dolor de cabeza está provocado por ciertas infecciones, como:

·         infección de oído

·         infección vírica, como una gripe o un resfriado común

·         faringitis estreptocócica

·         infección de fosas nasales

·          

La mayoría de los dolores de cabeza no son indicativos de que ocurra algo malo (aparte del dolor), aunque en contadas ocasiones, el dolor de cabeza está provocado por afecciones médicas más graves.

Tipos de dolores de cabeza más frecuentes

Cuando un niño tiene más que un dolor de cabeza de carácter ocasional, los tipos de dolor de cabeza más frecuentes en la población infantil son la cefalea tensional y la migraña.

Cefalea tensional

Bastante frecuente en la población infantil, la cefalea tensional la puede desencadenar una amplia variedad de factores estresantes, tanto de tipo psicológico como físico. El dolor se suele describir como:

·         una presión constante alrededor de la parte anterior o frontal y los lados de la cabeza, que se puede sentir como si se tuviera una cinta de goma apretada alrededor de la cabeza

·         efecto constrictor, como si te estuvieran comprimiendo o apretando la cabeza

·         sordo

·         molesto

Las dos principales diferencias existentes entre las cefaleas tensionales y las migrañas son las siguientes: las cefaleas tensionales no suelen ir acompañadas de náuseas o vómitos, y generalmente no empeoran con la actividad física, síntomas más propios de las migrañas.

Migrañas

A menudo desencadenadas por factores como el estrés, la falta de sueño y la menstruación, las migrañas pueden cursar con los siguientes síntomas:

·         dolor pulsátil, martilleante y continuo en uno o ambos lados de la cabeza

·         mareo

·         dolor de estómago

·         náuseas y/o vómitos

·         ver puntos negros o halos

·         sensibilidad a la luz, al ruido y/o a los olores

La mayoría de las migrañas duran entre 30 minutos y varias horas, aunque algunas se pueden alargar hasta un par de días.

Cuándo llamar al pediatra

Cuando un niño tiene un fuerte dolor de cabeza, es fácil que sus padres se preocupen. De todos modos, tranquiliza saber que solo en contadas ocasiones el dolor de cabeza es síntoma de algo grave. No obstante, usted debería llevar a su hijo al pediatra si tiene dolores de cabeza inexplicables o recurrentes durante un breve período de tiempo y de forma regular.

Llame al pediatra si los dolores de cabeza de su hijo:

·         ocurren una vez al mes o con mayor asiduidad

·         no remiten con facilidad

·         son particularmente fuertes

Fíjese también en la posibilidad de que el dolor de cabeza vaya acompañado de otros síntomas, ya que esos síntomas podrían ayudar al pediatra a identificar su causa. Llame al pediatra si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas asociados al dolor de cabeza:

·         disminución del nivel de alerta

·         vómitos

·         dolor de cabeza al despertarse o que despierta al niño durante el sueño

·         dolor de cabeza consecuente a un traumatismo craneoencefálico o pérdida de la conciencia

·         dolor de cabeza acompañado de convulsiones

·         alteraciones de visión

·         sensación de hormigueo

·         debilidad

·         torpeza

·         erupción cutánea

·         dificultad para hablar o para ponerse o mantenerse de pie

·         dolor o rigidez de cuello y/o nuca

·         fiebre u otros síntomas de infección

·         tener que faltar a clase o no poder participar en las actividades cotidianas

·         cambios de personalidad

·         beber u orinar en exceso (más de lo habitual)

Cómo ayudar a su hijo

El tratamiento del dolor de cabeza de su hijo dependerá de lo que determine el pediatra sobre cuál podría ser su causa más probable. De todos modos, la mayoría de los dolores de cabeza se pueden tratar en casa con escasas intervenciones médicas.

Para ayudar a aliviar el dolor de cabeza de su hijo, pídale que:

·         Se acueste en una habitación fresca, oscura y silenciosa.

·         Se ponga un paño húmedo y fresco sobre la frente o los ojos.

·         Se relaje.

·         Respire profundamente.

La clave para aliviar los dolores de cabeza de su hijo consiste en hacer un atento seguimiento de sus episodios de dolor de cabeza y de sus síntomas y seguir las recomendaciones del pediatra.

Encuesta

¿Qué color crees que sea esta semana?